Ahorrar energía sin pasar calor es posible este verano con el modelo Etherea de Panasonic

por Panasonic 25-06-2018 Aire acondicionado doméstico


Las condiciones exteriores ambientales son cambiantes e influyen en el grado de confort térmico de los usuarios en los espacios interiores de los edificios. Espacios interiores en los que habitamos y desarrollamos nuestras actividades cotidianas. Y cuando esto sucede, es decir, cuando tenemos frío o calor dentro de casa o en la oficina, hacemos uso generalmente de instalaciones mecánicas de apoyo.

Hay que tener en cuenta que no todos los edificios están construidos según estándares reducción del consumo de energía, más bien todo lo contrario, ya que la normativa de ahorro de energía de aplicación en el diseño y construcción de edificios es relativamente nueva y un poco más exigente desde hace apenas 5 años. Por lo que no siempre la arquitectura va a ser capaz por sí misma de proporcionar el grado de bienestar que deseamos en cada momento.

Con la llegada del verano buscamos el refugio para protegernos de la radiación solar y las altas temperaturas. El instinto nos lleva en primera lugar a buscar un sitio a la sombra o disponer de algún dispositivo que nos permita bloquear la radiación solar y por lo tanto las ganancias de calor no deseadas. Sin embargo cuando estas estrategias no son suficientes buscamos otras alternativas como es el uso de los equipos de aire acondicionado.

La bomba de calor para refrigerar, cada vez más común en los hogares españoles

El uso de la bomba de calor como mecanismo para alcanzar el confort interior en los edificios es una buena opción por diversos motivos, y cada vez es más habitual su instalación en los hogares españoles.

Para empezar los equipos de refrigeración que funcionan con bomba de calor tienen un alto rendimiento energético. Esto significa que con poco consumo de energía eléctrica son capaces de generar tres o cuatro veces más energía térmica. En pocas palabras, que si un equipo de bomba de calor necesita consumir 1 kw de electricidad para su normal funcionamiento, y su rendimiento es alto, puede generar por ejemplo 4 kW de energía térmica, suficiente para enfriar el aire contenido en el espacio interior de una o varias estancias, según la potencia instalada.

Un estudio publicado por el IDAE en 2016 arroja datos reveladores sobre el parque de bombas de calor en España. Por ejemplo que el parque de bombas de calor alcanzaba los 12 millones en toda España, de los cuales el 79% se encuentra en la zona mediterránea y hasta un 18% en la zona continental (provincias del resto de España excepto de la costa del Atlántico-Norte). Además el 71% de esos mismos 12 millones se encuentran instalados en viviendas.

Por lo tanto el sector residencial es el primer consumidor de este tipo de aparatos. En la zona climática del mediterráneo, es decir Andalucía, Murcia, la Comunidad Valenciana, Baleares y provincias costeras de Cataluña, más de 4,5 millones de hogares cuentan con bomba de calor, casi un 50% del total.

Además el ahorro energético o la limitación del consumo de energía no renovable son exigencias normativas de aplicación en el diseño y construcción de los edificios, incluidas en el Código Técnico de la Edificación (CTE) y también en el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE), que además tienen como objetivo garantizar el confort en el interior de los edificios.

Las instalaciones térmicas para la climatización de los espacios interiores no se escapan a la normativa y se les exige por lo tanto un determinado rendimiento energético en condiciones normales de funcionamiento.

Otras funcionalidades que permiten reducir el consumo energético de la bomba de calor

Los equipos de bomba de calor también pueden incorporar otras funcionalidades que permitan reducir aún más el consumo energético y por lo tanto aumentar su eficiencia energética. Sin ir más lejos el modelo Etherea de Panasonic incorpora mejoras como el sensor inteligente Econavi. Este sensor responde en función de dos variables fundamentales. Por un lado es capaz de detectar el nivel de actividad en la habitación donde se encuentra instalado. Por otro, también es capaz de detectar el nivel de luz solar en cada momento. En función de estas dos variables el modelo Etherea responde de manera automática optimizando el flujo del aire y el caudal o bien reduciendo la potencia de refrigeración según el caso.

¿Cómo lo hace?

Pues muy sencillo. Adaptando la temperatura, redirigiendo la dirección del flujo del aire hacia la zona ocupada o regulando la potencia de refrigeración en función de la actividad que se esté desarrollando. El detector de ausencia reduce la potencia de refrigeración y el detector de luz solar la adapta en función de si es de día o es de noche.

Por ejemplo es capaz de aumentar en un grado la temperatura de consigna si detecta que la luz solar ha disminuido. Esta funcionalidad permite un ahorro de un 38% en el consumo energético asociado a la refrigeración sin renunciar al confort y bienestar de los usuarios.


 

Déje su comentario

Este comentario será moderado y revisado por el administrador del blog antes de ser publicado.